Home Carreras Resultados Crónica, Jornada 26 diciembre 2010

Crónica, Jornada 26 diciembre 2010


Blackberry Boy vuelve a ser el de siempre mientras que Kuruchet ilusiona cada vez más.

        El seis años de Sunshine Racing recupera su mejor valor y se impone en el Premio Diputación de Sevilla, la preparatoria del Gran Premio de Fondo del invierno nazareno, con una cabeza de ventaja sobre el potro de San Acacio, que, con un fabuloso remate tardío y cediendo kilos, continúa creciendo en cada salida .

          Dos Hermanas (Sevilla), 26 de diciembre de 2010. Desde luego, no se cae en la exageración si se afirma que Blackberry Boy es uno de los mejores purasangres que ha habido en el sur en los últimos años. Después de un 2010 algo discreto, en el que no había ganado ninguna carrera pero en el que había cobrado en ocho de sus nueve salidas, se podía pensar que el purasangre que Peter Haley entrena en Mijas había empezado su decadencia a los seis años, que serán siete a partir del próximo 1 de enero. Sin embargo, hoy ha vuelto a demostrar su enorme clase, reencontrándose con la victoria justo a tiempo, en los 2.200 metros del Premio Diputación de Sevilla, la preparatoria del Gran Premio de Fondo de la temporada invernal en el Javier Piñar Hafner, cita que, por méritos propios, el ejemplar de Sunshine Racing afrontará formando parte del selecto grupo de favoritos y con la esperanza de reeditar el éxito logrado en 2008 en esa misma prueba.

          Fue abrirse los cajones y coger la punta del grupo Lisselan Beauty, que, después de año y medio sin correr, sorprendió a propios y extraños con un planteamiento tan valiente que relegó a la segunda plaza a Ilusionista, que en todas las quinielas estaba llamado a marcar el paso y enseñarle el camino al resto del lote. El de Lisselan Farms tiró y, además, de verdad, hasta que terminó abriéndose justo en el momento en el que tocaba dibujar la segunda y última curva del recorrido. Había llegado el momento de Ilusionista, que pasó al frente, como le gusta. A mitad de curva, llegó la maniobra que, en gran medida, decidió la carrera. Borja Fayos, que últimamente está montando a un nivel excepcional, sacó a su montura, Blackberry Boy, del primer al tercer carril, y el caballo, obediente ante las brazadas del jockey, avanzó hasta emparejarse con Ilusionista cuando la pista se enderezó y el poste de meta se divisaba allá a lo lejos, a cuatrocientos metros. Smartside, tercero en todo momento, e Inkhayan frenaron la reacción de Kuruchet, que gastó unos segundos preciosos en encontrar el camino despejado. Cuando lo tuvo, Ilusionista y Blackberry Boy ya le sacaban cuatro cuerpos, distancia casi insalvable cuando se habla de purasangres de primer nivel. Ilusionista, por dentro, y Blackberry Boy, por el tercer carril, se batieron en un bonito duelo durante más de media recta. Ninguno cedía y, por detrás, por fin venía Kuruchet con un remate portentoso pegado a los palos. En el último hectómetro, Ilusionista se rindió ante la mayor solidez de BlackBerry Boy, mientras Kuruchet culminaba su espléndido rush final. Al final, Kuruchet pasó a Ilusionista, pero no pudo con Blackberry Boy, que le sacó menos de una cabeza. Los tres purasangres llegaron en menos de medio cuerpo.

          Si el poste de meta hubiera estado veinte metros más allá, habría ganado Kuruchet, pero la llegada está donde está, inamovible, y todo lo demás son suposiciones. De todas formas, el potro de San Acacio, pese a perder y cortar su excelsa racha de cuatro triunfos consecutivos, fue el otro ganador moral de la carrera, ya que, con tres años, y dándole peso a todos los viejos (kilo y medio a Ilusionista y dos y medio a Blackberry Boy), demostró que es un caballo de los buenos y que si continúa con esta progresión está llamado a conseguir grandes éxitos. Los tres volverán a verse las caras en el Gran Premio de Fondo, aunque no estarán solos, ya que se espera que bajen más buenos caballos. Ahí los pesos estarán igualados y será el momento de que Kuruchet dé el golpe que de él se espera.

          La jornada, nuevamente espléndida en lo que a nivel competitivo se refiere, se abrió con otra llegada formidable, la que protagonizaron Belate y Carioka, las dos grandes favoritas en los pronósticos, en la milla reservada a potrancas nacionales de dos años no ganadoras (Premio Cría Nacional). Tras rematar en paralelo durante toda la recta (aunque separadas, ya que Belate se abrió en la recta), Carioka, con un galope más controlado, metió su nariz por delante de la de su rival, confirmando lo que se esperaba de ella.

          En la segunda cita de la mañana, Premio Cadena Ser, la segunda parte del hándicap dividido del día (1.400 metros), Caillou confirmó su súbito despertar. Si en sus siete primeras carreras no había figurado jamás, copando siempre los últimos puestos, hace quince días sorprendió siendo tercero en su estreno en Dos Hermanas y hoy, con un remate inapelable, ha logrado su primer triunfo, dejando en segunda posición a Luthjet y tercera, a Lay Otaño.

          Habrá que tenerlo muy en cuenta a partir de ahora, así como a El Africano, quien va camino de convertirse en la revelación de la temporada. Al potro de Las Águilas se le tenía por modesto, pero ya fue tercero en sus dos primeras comparecencias en la temporada nazarena con David Delgado y hoy, aprovechando el descargo del aprendiz Jorge Moisés Sánchez Cuevas (49 kilos), no ha acusado la subida de nivel y ha dado la campanada en la primera parte del hándicap, Premio Loterías del Estado. Corcubión, al que veían para ganar, debió conformarse con la segunda plaza, después de pelear la llegada hasta el último tranco con siete kilos de desventaja.

          Otro caballo a seguir en sus próximas actuaciones será Whistleinthewind, que no ha podido tener mejor debut en España, ya que, en los 1.600 metros del Premio Cajasol, con montas de amazonas y gentlemen, se ha impuesto con muy buenas maneras. Se hablaba muy bien de él, pero su gran remate final, que le ha permitido vencer por seis cuerpos en solitario, hacen que haya que tenerlo muy en cuenta de ahora en adelante. Compton Park, que también debutaba en nuestros hipódromos, y John Fitgerald, completaron el trío.

 

Acceso Privado