Home Noticias Prensa Crónica Jornada 20 de noviembre de 2011

Crónica Jornada 20 de noviembre de 2011


'Volapie', esta vez sí

  • El rematador de la cuadra Romana Alta vence en el Gran Premio Ciudad de Dos Hermanas, la prueba estrella para los nacionales en la temporada de invierno Javier Piñar Hafner

          Dos Hermanas (Sevilla), 20 de noviembre de 2011. Hace un año, los propietarios de Volapie y su preparador, Mario Julio Pérez, apostaron muy fuerte por el Gran Premio Ciudad de Dos Hermanas, la jugosísima prueba reservada a purasangres nacionales con la que se inaugura cada temporada de carreras en el Gran Hipódromo de Andalucía Javier Piñar Hafner. Junto a Volapie, considerado difícil en la salida, bajaron hasta Sevilla un puñado de mozos de confianza para evitar disgustos y lograr que el caballo entrara en los cajones. Lo hizo y corrió bien, aunque su extraordinario rush final sólo le sirvió para acabar cuarto, fuera del trío, que lo encabezó Doende.

          Lejos de arrojar la toalla, la cuadra Romana Alta ha vuelto a intentarlo este año, en el que, definitivamente, ha dado el golpe, pues se han embolsado los 16.500 euros que había reservados para el vencedor de la primera gran cita de la temporada nazarena. En esta ocasión, con un lote menos exigente, la estrategia prevista contaba con la inscripción de Pichuca, compañera de cuadra del gran protagonista, llamada a hacer las veces de pacemaker, esto es, imponer en carrera el ritmo que mejor convenía a su jefe de filas. El plan no les ha podido salir mejor. Nada más abrirse y lanzarse la prueba, Pichuca, escoltada por Turrialba y Kayseri, se puso a marcar el paso del pelotón, mientras que Volapie, que había entrado en los cajones el primero y a regañadientes, galopaba tranquilamente en la cola del grupo.

         Llegado el derecho, Pichuca se retiró de los focos. Ya había hecho su trabajo. Llegaba la hora de los verdaderos candidatos al triunfo. Rápidamente, Kayseri, al que los aficionados madrileños habían convertido en el favorito en las apuestas, se puso al mando. Cogió dos cuerpos y despegó con aires muy prometedores. Pero por detrás llegaba Volapie. Como siempre, lo confiaba todo a los cuatro últimos hectómetros. Rafael Huayas le exigió al máximo y el purasangre respondió yéndose a por Kayseri, mientras el resto de candidatos (Diamant du Soleil, Monteagudo Ebro, Kurdo y Turrialba) no cambiaban de marcha. Huayas cambió de carril (pasó del tercero al segundo) para esquivar a Kayseri y culminar su ataque, que se prolongó hasta el mismísimo poste de llegada, adonde arribó, tras ganar una bonita pugna con su rival, con una cabeza de ventaja. Kurdo, lejos de la gemela, se llevó el bronce tras una cerrada disputa que requirió el uso de la foto finish.

         La jornada, que no sólo no vio el sol sino que además acabó con lluvia, dejó varios resultados inesperados que se concretaron en altos dividendos e, incluso, tríos sin acertantes, como ocurrió en las dos mangas del hándicap. En la primera, Premio Cruzcampo, La Rubia se impuso con autoridad, dándole una alegría a su preparador, el veterano Ovidio Rodríguez, al que gustaría ver con más caballos en Dos Hermanas. El triunfo de la yegua de Cielo de Madrid se pagó casi a 25 a 1 en la apuesta ganador, muestra inequívoca de lo inesperado de su triunfo. Singapore Guy y Blaise Tower, que se mantuvo en la punta mientras pudo, empataron por la plata. Opus, uno de los grandes protagonistas del invierno pasado, marchó en vanguardia, recordando su mejor versión, pero llegó a los metros decisivos sin aire.

         En la segunda manga, Premio Coca-Cola, los comisarios tuvieron que revisar muy detenidamente las imágenes de la llegada, ya que Gominola, montada y preparada por José Luis Martínez, ganó por una nariz sobre Esquío, mientras que Green Night, que portaba unos voladores 51 kilos, rompió más de un boleto colándose en la tercera posición.

         En la primera carrera de la mañana, Premio Hipódromos de Andalucía (un kilómetro casi rectilíneo reservado a dos años no ganadores), el recién importado Masivo Man, el más experto de los contendientes (se había colocado unas cuantas veces en una docena de salidas en Irlanda), le dio una alegría de las buenas al preparador sevillano Manuel Álvarez, que vio desde la tribuna cómo su pupilo, montado por Jorge Jarkovsky, se imponía con relativa facilidad, dejando segunda a la cortiñal Scarlatti y tercero al prometedor Via Meydan.

          Este primer día de carreras se completó con el Premio Cajasol, un kilómetro y medio para tres años no ganadores, en el que el sanluqueñoDavid Delgado condujo magistralmente a Chiton. Primero, no le dejó que cayera en la trampa de luchar en cabeza con el puntero Omnipotent, y después lo empujó con fe por el interior de la pista hasta terminar superando a Eagle Canyon, que dio la sensación de dejarse ir después de haber empezado dominando en la recta final.

 

Acceso Privado